Saltar al contenido
El arte de Miguel Ángel Buonarroti

La escultura del David de Miguel Angel

La estatua del David de Michelangelo Buonarroti se encuentra en un lugar central de la Galería de la Academia de Florencia, en una especie de rotonda que subraya la magnificencia de esta obra de arte universal.

El David: Historia antes de Michelangelo

La historia del David comienza en 1464, once años antes del nacimiento de Miguel Ángel. La Ópera del Duomo había encargado esculpir al escultor Agustino di Duccio una gran estatua de este personaje bíblico del Antiguo Testamento. Tenía que decorar los contrafuertes exteriores del Duomo de Santa Maria del Fiore, como ya había hecho el mismo autor y el gran escultor Donatello.

Sin embargo, cuando Agustino di Duccio se enfrentó al bloque de mármol de Carrara de una pieza, llamado el Gigante por sus 18 pies de altura, no supo sacarle el partido. Duccio comenzó a trabajar la piedra, pero no consiguió definir el David que quería. Otros escultores del Quattrocento italiano, como Antonio Rossellino o Simone da Fiesole trataron de responder al desafío de sacar el personaje del mármol. El resultado fue el mismo: no hacían sino estropearlo con cada cincel.

Durante casi 40 años la gran mole de piedra estuvo apartada en la cantera de la Ópera del Duomo. En Florencia estaban acostumbrados a que la pericia de sus artistas consiguiera superar todos los desafíos. Así había sucedido cuando el gran Brunelleschi concibió para la catedral de Florencia una maravillosa cúpula con una técnica constructiva novedosa. Así se cubrió el amplio crucero diseñado por Arnolfo di Cambio un siglo antes.

No obstante, la búsqueda de un escultor adecuado se aceleró en 1501, consultando a varios creadores florentinos.

Y aquí aparece el gran Miguel Ángel, que con 26 años había vuelto a Florencia tras haber estado en varios lugares de Italia, sobre todo en Roma. En la Ciudad Eterna había esculpido la dramática Piedad del Vaticano en 1496. El artista se lanza a por el que será el primer gran encargo en la ciudad natal.

Finalmente, el 16 de agosto de 1501 recibe la orden oficial de la Ópera del Duomo de Florencia. El David de Miguel Ángel tuvo el precio de 400 ducados.

Cómo esculpió Miguel Ángel el David

Michelangelo Buonarroti esculpió el bloque de mármol colocado de pie, atacándolo con su cincel con la ayuda de un andamio montado alrededor de la piedra gigante. Había preparado muchos bocetos en dibujo y modelos en cera para idear la composición final. Trabajaba sólo y se alimentó que el escultor no dejaba ver a nadie los avances de su estatua.

Tras dos años y medio de trabajo, en enero de 1504 la ciudad de Florencia pudo admirar el David. Era una obra de arte tan maravillosa que se decidió que no podía situarse en el lugar para el que había sido diseñado, un alto contrafuerte tan alejado de la vista de las miradas entendidas en belleza de los florentinos.

El David, un símbolo de la República de Florencia

El nacimiento del David de Miguel Ángel coincidió con la época en la que la República de Florencia había expulsado a los Medici, que se habían convertido en unos tiranos, y años después del final del gobierno de Savonarola, un integrista religioso enemigo de los ideales del Renacimiento. Niccolò Machiaveli, el autor de El Príncipe, ocupaba un cargo que hoy sería comparable al Ministro de Asuntos Exteriores.

La estatua recién salida de los cinceles de Michelangelo pasó de la Ópera del Duomo a manos del Gobierno de la República de Florencia. Se veía que la escultura podía ser el símbolo de la virtud del buen gobierno, de la defensa de la patria, tanto de los poderosos vecinos, como los Estados Pontificios, como de las potentadas familias florentinas que buscaban dirigir la ciudad.

La historia bíblica cuenta que David se enfrentó a la tiranía de los filisteos en una batalla individual contra su soldado más peligroso: el gigante Goliat. Gracias a su fe, su inteligencia y su determinación, dirigió una piedra mortal con su honda a la cabeza de su enemigo. El gigante caía vencido, como sucedió cuando el pueblo florentino se echó a la familia medicea de la capital de la Toscana.

Los ciudadanos de la República italiana optaron por situar al David de Miguel Ángel delante del Palazzo della Signoria, sede del gobierno de la ciudad. Ocupó ese lugar desde el 8 de setiembre de 1504 hasta julio de 1873, en que fue trasladada al interior de la Galleria dell’Accademia, un museo que concentra otras esculturas de Michelangelo, como son los Esclavos.

Desde entonces en el corazón de Florencia, en una de las plazas más artísticas del mundo, se levanta una réplica de la estatua del héroe bíblico, una de las primeras obras maestras de Miguel Ángel Buonarroti.

El estilo del David de Miguel Ángel

Si bien la escultura representa a un personaje bíblico, el Rey David, podría tratarse de un héroe de la mitología grecolatina. La desnudez absoluta, la posición del contraposto que recoge las enseñanzas de la estatuaria clásica: una pierna firme, la otra avanza en un pequeño paso; un brazo estirado, con la piedra en la mano, el otro doblado sujetando la honda. Además, es un hombre joven, no el muchacho de 16 años que describe el relato de la Biblia, y que tan bien representan las estatuas anteriores de David, como las de Donatello o Verrocchio.

En esas otras esculturas también aparecía la cabeza de Golliat. Era el momento del triunfo, del final de la batalla. En el David de Michelangelo Buonarroti el gigante no está presente. Tampoco está derrotado: el héroe dirige su mirada hacia él, lo estudia. Sabe que hay una única oportunidad de ganar el duelo. La tensión es visible también en las venas, que se hinchan. Esta tensión interna se define en la obra de Miguel Ángel como la “terribilitá”.

La técnica de la escultura del David

La técnica escultórica es perfecta, modelando el mármol en cada detalle, como si fuera un trozo maleable de barro y no una piedra de gran dureza. La anatomía es realista y bella. Sin embargo, las proporciones no son las que se esperaría de una estatua clásica: las manos y cabeza son mucho más grandes que el resto del cuerpo. Estas desproporciones se explican por la colocación original de la pieza: lo alto de un contrafuerte. Sólo exagerando estos miembros podría observarse su anatomía general de manera coherente.

La perfección del David es tal que no importan estas supuestas imperfecciones en las proporciones. Desde su creación se convirtió en una obra admirada por los artistas y por el público general.

Sin duda, es una de las obras más emblemáticas de Miguel Ángel, una de las piezas más importantes de su producción, un icono del estilo más clásico del artista florentino.


Reproducciones del David de Miguel Ángel

La figura de la escultura del joven héroe bíblico causó fascinación desde el mismo momento de su presentación ante el pueblo de Florencia. Todavía hoy la imagen de la estatua realizada por Miguel Ángel se reproduce en múltiples artículos decorativos.

A continuación, tienes una serie de productos de Amazon en los que podrás llevar a tu casa un trozo de la historia de Florencia. También puedes visitar la página en la que están estas estatuillas inspiradas en el arte de Miguel Ángel y pensar en regalarlas a aquellas personas que más quieres. ¿Por qué no obsequiarles con una pieza que evoca la Historia del Arte?

Libros para conocerlo todo sobre el David

Existe una amplia bibliografía sobre el escultor, pintor y arquitecto renacentista Miguel Ángel. Pero también hay algunos libros (en INGLÉS) que tratan específicamente de su primera obra maestra: el David.