Saltar al contenido
El arte de Miguel Ángel Buonarroti

Todo sobre Miguel Angel Buonarroti

Miguel Ángel Buonarroti (1475-1564), también conocido como Michelangelo Buonarroti en italiano, es uno de los artistas más grandes de la Historia del Arte.

En su longeva vida -vivió hasta los 88 años- el escultor, arquitecto y pintor florentino produjo una extensa obra que se puede admirar fundamentalmente en Italia, su país de origen. Muchas de las creaciones más emblemáticas todavía se conservan in situ, en el lugar exacto donde fueron concebidas.

En esta web tienes un catálogo de la producción de Michelangelo, desde sus obras más importantes y reconocidas a aquellas que son más desconocidas. Porque todas son imprescindibles para los amantes de la belleza y para la evolución del arte.

Miguel Ángel, arte del Renacimiento al Manierismo

Miguel Ángel Buonarroti se encuadra dentro del estilo del Renacimiento Italiano y forma parte del grupo de artistas renacentistas clásicos del Cinquecento. En todos los estudios del Renacimiento aparece junto al pintor Rafael Sanzio, el genial y polifacético Leonardo da Vinci y el arquitecto Bramante. Michelangelo los superó a todos en edad, llevando su obra personal hasta los tiempos de la Contrarreforma de la Iglesia Católica. Todo esto provocó una afectación en la evolución natural que tiene cada artista a lo largo de su vida productiva. Así se pusieron las bases del período posterior conocido como Manierismo.

Para observar cómo cambió profundamente su obra, especialmente motivada por la crisis política y espiritual de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, sólo hay que acercarse a la Capilla Sixtina: cómo son de diferentes la bóveda del techo con las escenas del Génesis, donde destaca la célebre creación de Adán (1508-1512); con la pared del testero en la que se despliega toda la complejidad del Juicio Universal de Michelangelo, pintado entre 1536 y 1541.

Florencia y Roma, ciudades de Michelangelo

Las ciudades en las que trabajó Miguel Ángel fueron fundamentalmente dos: Florencia y Roma.

En la capital de la Toscana, con 12 años entró como aprendiz en el taller de los Ghirlandaio, exponentes del arte del Quattrocento italiano. Desde muy joven entró en contacto con Lorenzo el Magnífico, líder de los Medici, la familia florentina protectora de las artes, los grandes mecenas del arte del Renacimiento.

En 1496 se traslada a Roma para acabar trabajando al servicio del Papa Julio II, otro de sus principales mecenas. Este pontífice sabía perfectamente el poder que tenía el arte de asombrar a propios y enemigos, además de constituir un elemento para el recuerdo de las futuras generaciones.

¡Quién mejor que el excelso Michelangelo para ejecutar en piedra y fresco las ideas del máximo representante de la Iglesia Católica!

Miguel Ángel, un artista del Humanismo y Neoplatonismo

En sus primeros años su estilo es el más académico con muchas influencias del humanismo y el neoplatonismo, esculpe obras tan fundamentales esculpidas en mármol como el David (1501-1504) que hoy está en la Accademia de Firenze, pero que durante muchos años se levantó orgulloso delante del Palazzo della Signoria, como uno de los símbolos de la ciudad.

Michelangelo, un artista polifacético del Renacimiento

Como Leonardo da Vinci, pero también como otros creadores de su tiempo como Rafael, Miguel Ángel cultivó todas las artes. Ante todo, se consideraba a sí mismo escultor, con una precisa y única técnica esculpiendo el mármol; pero tenía formación en el dibujo y la pintura, tal y como se atestigua desde su producción más temprana.

Además, tuvo que ejercer como arquitecto, encargándose de proyectos tan admirables como la continuación de la edificación de la actual basílica de San Pedro, cuya espectacular cúpula es uno de los emblemas que el genio Buonarroti dejó para los romanos y los católicos. Por último, Miguel Ángel fue un estupendo poeta, autor de más de 300 obras de poesía, de las que son especialmente son valorados sus sonetos, considerados una obra cumbre de la lengua italiana.

El legado en la Historia del Arte de Michelangelo Buonarroti

La influencia de Miguel Ángel fue tan grande para los artistas de la Historia del Arte que ya sus contemporáneos copiaban y replicaban las complicadas composiciones y posturas de sus obras maestras. Por ejemplo, los frescos de la Capilla Sixtina, todo un catálogo de cuerpos para los siglos siguientes en la pintura y escultura.

De hecho, se denomina Manierismo a todo el estilo del Renacimiento final, donde los artistas debían de imitar a los grandes pintores y escultores del período pleno del Renacimiento (1490-1520). Tenían que hacer sus piezas “a la maniera de” Miguel Ángel, Rafael y Leonardo. Copiar sus enseñanzas creativas, con suerte igualarlas; porque era imposible optar a superar a este trío de genios italianos que definieron el arte académico hasta la llegada del Impresionismo en la segunda mitad del siglo XIX.